Su nacimiento bien pudo haber sido dictaminado en otra fecha. Fue el 13 de marzo de 1886, algo más de dos meses antes del establecido, el día en el que se habilitó oficialmente el paso del tren que conectaba a La Plata con Buenos Aires, llamado en ese entonces “Ferrocarril del Sur”.

Hoy lo conocemos con el nombre de “Ferrocarril General Roca”. La construcción de la línea ferroviaria en cuestión había iniciado en 1882, a la par de la nueva capital bonaerense, y a la luz de las exigencias del cada vez mayor público de las poblaciones aledañas a la ciudad se fueron inaugurando las estaciones que aparecen en el recorrido.

Bastantes semanas después de la habilitación, fue finalmente el 1 de junio de 1886 la apertura formal de la Estación Ringuelet y, naturalmente, de la localidad. Su nombre fue un homenaje en vida a Augusto Ringuelet, un prestigioso ingeniero francés que había llegado a Argentina hacía dos décadas para trabajar en numerosas obras de construcción ferroviaria (entre ellas la del ramal a Chacarita). Dirigió las obras de la estación que luego llevaría su nombre – e incluso años después escribió el primer reglamento general de ferrocarriles –  dando origen así, pese a que un gran porcentaje de las tierras donde hoy se erige el barrio pertenecían a Jorge Bell, al nuevo nombre de la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *