Un jueves 11 de Julio gris, mojado y barroso se había presentado  para quedarse. Caminar las calles no fue distinto que otros días complicados por el tránsito y las malformaciones del asfalto cariado,  pero él siguió con sus  patas y pelo mojado su rumbo incierto.

La urbanidad había dejado sus despojos en la avenida y entre basurales surgían al ataque jaurías de malevos y compadritos que mostrando su sentido de pertenencia territorial, erizaron los pelos del lomo y mostraron los pocos dientes que les quedaban. Lo amedrentaron y empujaron  sin tocarlo hasta la cinta asfáltica infectada de camiones y autos, el sondeó su rumbo relojeando  en cada paso el tesoro que cuidaba….. Un carro desalineado y mal trecho tirado por un viejo amigo color rojizo al que le temblaba la pera y contaba con una leve renguera en su pata trasera izquierda.

Sin confort ni techo que los cubriera, viajaban sus  dueños sentados en una tabla que hacía de asiento y parapetados le hacían frente a la inclemencia y a la vida cotidiana.

Cada tanto el carro paraba y él descansaba, pero solo por un instante tan pequeño que no le alcanzaba para recuperar la energía perdida.

Algunos metros más adelante, valiente se paró en la mitad de una cuadra, cuando otros insensatos quisieron agredir con mordidas al viejo caballo rojizo que hacía de motor del vehículo. Erguido y demostrando valentía cubrió el paso de sus amigos y se quedó parado estático pero atento como un Cowboy listo para batirse a duelo de pistolas. Cuando el carro terminó de pasar la zona de riesgo, recién ahí retomó su marcha tomando una cierta distancia de aquel tesoro rodante, mientras que su amo aprobando su desempeño pronunció su nombre “Gitano!” para hacer de ese perro ladero el animal más significante entre los otros que lo observaban.

¿Quién sabe cuántos kilómetros, mordidas y cicatrices tendrá en su alma andariega ?.. La solidaridad y amistad infinita hizo hoy que ese perro me hiciera ver el valor de la palabra que comúnmente se dice pero muy pocas veces podemos verla … “lealtad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *