Por Joaquín Arias

Es uno de los destinos turísticos que más se visitan en el mundo, se encuentra en Agra, India y tiene alrededor de 400 años. Este monumento, elaborado durante la dinastía Mogol, fue impulsado por un fuerte amor que atravesaba el rey y que derivó a construir una obra maestra que hoy es considerada una de las Siete Maravillas del Mundo Moderno : El Taj Mahal.

Todo comenzó en 1628, Shah Jahan asumió como rey del Imperio Mongol, y junto a él su esposa, de apodo Mumtaz Mahal, se convirtió en reina. Esta pareja había tenido ya 13 hijos y para 1631 el décimo cuarto estaba en camino, pero fue en el momento de dar a luz que las cosas cambiaron drásticamente:

Mumtaz no resistió el parto y falleció. Cuenta la leyenda que antes de morir, y en el lecho de muerte, la mujer le pidió al rey que construyera su tumba y que sea la más hermosa de todas.

Y así fue como Shah Jahan completamente destruido por perder a su esposa siguió su promesa: inmediatamente ordenó construir un enorme mausoleo que honrara a la mujer difunta con los mejores materiales y las mejores piedras preciosas.

Para llevar a cabo el palacio, contrató 20 mil escultores de piedra, albañiles y artistas de India, Irak y Turquía, que le dieron al mausoleo diferentes estilos como los de la arquitectura islámica, persa, india y turca. Luego de 22 años, el Taj Mahal estaba terminado y listo para sepultar a Mumtaz que se encontraba en otro mausoleo más pequeño mientras la obra era construida.

Desde ese momento quedó instalado en las orillas del río Yamuna de Agra, acompañado de jardines, una mezquita y una casa de huéspedes.

La denominación Taj Mahal tiene diversas explicaciones, algunos explican que sólo es una abreviación de Mumtaz Mahal, y otros sostienen que Taj significa “Corona” en Persa y Mahal proviene, como en el caso anterior, del apodo de la reina, entonces uniendo las partes significaría “La Corona de Mahal”.

En 1656 Shah Jahan enfermó, fue en ese momento cuando sus hijos Sha Shuja y Murad se adueñaron del poder y se convirtieron en emperadores de Bengala y Guyarat respectivamente. Los mismos, y junto a Aurangzeb, otro hijo del rey, decidieron arrestar a su padre en un fuerte cercano a Agra.

La historia cuenta que Shah Jahan pidió que desde su ventana se vea el Taj Mahal, y así pasó contemplándolo el resto de sus días hasta su muerte, donde por cosas del destino, lo sepultaron junto a su esposa en el palacio que el mismo ordenó construir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *