Cuando el año en que se sabe que habrá elecciones, comienza a dar los primeros pasos, existe un grupo de dirigentes políticos de tercera y cuarta línea, que aprovechan su no tan intensa gestión y responsabilidad, y mueven primero, pensando y activando estrategias de campañas. 

De a poquito y por las piedras, ganan terreno frente a los que están en primeras y segundas líneas, que se mueren por hacerlo, pero ante su situación tienen que decir la frase: “- No es momento de pensar en candidaturas, hay que trabajar para la gente”

Concejales, diputados, Directores, que ya, manejan recursos del estado, destinan desde el mes de Febrero, un billete para imprimir y volantear. El tema está de que manera lo hacen.

Paula Lambertini, es la Peronista, que no se muestra tan Peronista. Fue concejala, y Dirigió la ANSES La Plata, y en los últimos años siempre estuvo dando vueltas. Fue la primera que comenzó a invadir las lunetas  de los autos estacionados, en los barrios del casco. Lugares estratégicos, como manzanas que rodean escuelas y entidades públicas.

Es un tema, el encargado en poner ese folleto, tiene que tocar un auto que no sabe de quien es, porque para engancharlo en la luneta, tiene que levantar la escobilla limpia vidrio. ¿Está bien? ¿No es un poco invasivo y molesto? Porque luego el conductor tiene que retirarlo.

Y ni te dido si no se da cuenta y activando el mismo, un día de lluvia, le arrastra el papel ilustración sobre el vidrio de atrás.

Paula  siempre fue de las primeras en salir a la calle. Creo que este año le gano a Guillermo Escudero.

El Bruerista reciclador, con cara de Hernán Drago. Primero se apropia de las ramblas finitas de las avenidas y diagonales. Luego pega carteles en los postes de Luz, donde compite espacio con el “Puber K” Gastón.

Por el lado de Juntos por el Cambio, el que empezó con estas técnicas fue el “colo” Juan Pablo Allan, que apenas cerró con Patricia Bulrich, mando a imprimir, y a invadir lunetas.

En muchas oportunidades, podemos ver, 3 o 4 volantes interpuestos uno arriba del otro bajo la misma escobilla. Increíble.

Todos estos,  aportan a que no decaiga la industria del papel y la imprenta, que está cada vez mas relegada por la era digital.  Pero muestra su vetusta  estrategia comunicacional, en pleno esplendor de lo digital.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *