Por Santiago Bergesio

En las PASO del 12 de septiembre, el Frente de Izquierda y Trabajadores Unidad (FIT-U) se consolidó como la tercera fuerza política más importante en La Plata, en línea con lo sucedido a nivel nacional. Su cosecha de más de veinte mil votos (5,54%) así lo demostró. Hoy, a días de los comicios generales que renovarán parte del Concejo Deliberante de la ciudad, PuntoCom dialogó con Luana Simioni, quien encabeza la lista de candidatos a concejales por el partido, respecto a los temas más importantes de la agenda actual.

¿Cuál creés es la necesidad más urgente al momento en la ciudad y la región? En ese caso, ¿cuál sería el PRIMER proyecto a presentar?

“Una de las necesidades más acuciantes, que me plantean en todos los barrios y recorridas, es la falta de trabajo. Y tanto la falta de trabajo como el trabajo precario que abunda en la región. Es algo que ningún gobierno en estas décadas, del peronismo primero y del PRO después, ha logrado resolver para las grandes mayorías. Por eso, en primer lugar hay que terminar con el Municipio como principal agencia de precarización. La Municipalidad tiene que revisar el propio empleo que contrata. Muchas de las tareas que son su obligación las realiza a través de las cooperativas pagando salarios miserables. Una medida urgente de ingresar al Concejo sería el pase a planta de todo el personal tercerizado y precarizado que hay en el municipio.”

En materia de seguridad, ¿qué panorama ves en la región y qué propuestas llevarías al Concejo Deliberante?

“Nosotros tenemos un planteo distinto al resto de las fuerzas. No buscamos medidas punitivistas porque de esa manera no se resuelve. Si queremos hablar de delito debemos ir al corazón de quien verdaderamente lo encubre y lo regentea. En gran parte de las bandas delictivas siempre se conoce el encubrimiento e incluso la participación de sectores de las grandes cúpulas policiales. En La Plata tenemos como ejemplo el caso de Johana Ramallo. Hay un nivel de connivencia en esas redes que tenemos que desmantelar.”

Respecto del tránsito y la movilidad en la región, ¿qué estado de situación hacés? ¿Presentarías algún proyecto en cuestión?

“Nuestro proyecto es muy claro: municipalizar el sistema urbano de transporte. No puede ser un hecho de rentabilidad empresaria. El transporte permite a las personas movilizarse, acceder a su trabajo o atenderse en un hospital. Es un derecho y como tal tiene que ser una responsabilidad del Estado. Y es bajo control de los trabajadores y usuarios que deben discutirse qué recorridos, qué combinaciones y qué frecuencias se necesitan para que el transporte sea verdaderamente un derecho sobre las mayorías. En la ciudad tenemos un empresario casi monopólico que maneja el transporte como si fuese su propia casa, y todos los gobiernos lo han sostenido.”

¿Cómo ves a la economía del municipio? ¿Qué propuestas presentarías al respecto pensando en la población?

“El presupuesto municipal refleja la mirada de la ciudad de quienes gobiernan. Es un presupuesto en donde dos o tres empresas amigas del intendente de turno se llevan el grueso de la torta. Un ejemplo claro es ESUR (encargada de la recolección de residuos en la ciudad) que se lleva más del 25% del presupuesto, mientras hay barrios que no tienen siquiera el derecho a esa recolección. Los derechos son negados. Este Gobierno ha llegado incluso al colmo de subejectuar el poco dinero que se destina en áreas como educación y salud. Creemos que debe haber una fuerte inversión en las áreas sociales, aunque no se puede hablar de mejorar los índices económicos en función de las mayorías sociales si al mismo tiempo se sostiene una sangría permanente de divisas del país a costa del pago de una deuda ilegítima y fraudulenta”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *