El sueño de la vacuna contra el coronavirus 100% argentina se acerca paulatinamente hacia la realidad. En los últimos días, un nuevo paso fue dado en el proyecto que lleva el distintivo sello de la ciudad de La Plata (tal como lo describió PuntoCom en https://puntocomlp.com/las-claves-de-argenvac221-el-proyecto-de-vacuna-argentina-con-sello-platense/), al confirmarse que la ARGENVAC221, realizada en los laboratorios de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNLP y de la UBA, obtuvo financiamiento por 60 millones de pesos. Los fondos provienen de la Agencia Nacional de la Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (actualmente denominada Agencia I+D+i).

La Agencia I+D+i fue creada en 1996 y se encarga del financiamiento de la actividad científica tanto pública como privada a través del otorgamiento de distintas líneas de subsidios y créditos especiales. En 2004, la oficina incorporó dentro de su oferta de subsidiados a todos aquellos relacionados con proyectos de promoción de software e informática. En febrero del año pasado, apenas semanas antes del inicio de la pandemia, la agencia sufrió un cambio importante en su estructura (en la que cambió de nombre) y se convirtió en un organismo descentralizado dentro del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación, ahora con autarquía administrativa y funcional.

Ya en plena etapa de medidas de aislamiento preventivo, aplicadas a partir de marzo de 2020, la agencia comenzó a participar activamente como miembro estable en la flamante “Unidad Coronavirus”, un ente creado con el fin de llevar adelante proyectos de investigación y desarrollo tecnológico con capacidad de dar respuesta a la pandemia de COVID-19 en el país, y gestionado además por el Ministerio de Ciencia y el CONICET. Fue en el marco de ese organismo que la vacuna platense logró obtener la subvención necesaria. Vale aclarar que la Agencia I+D+i se financia a través de cuatro vías: fondos del Tesoro Nacional, de préstamos del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), de préstamos del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) y del recupero de reembolsos y convenios de cooperación con otros organismos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *