Por Joaquín Arias

Si alguna vez quisiste pedir un turno o ir a la peluquería un día lunes habrás notado que estaba cerrada, ya que en este día de la semana estos locales en su mayoría no abren. Respecto a ello se desprenden varios motivos y teorías, algunas más certeras que otras.

Una de las explicaciones se remonta al año 1742, en Florencia, Italia y el hecho desencadenante es una muerte, en este caso, la de Mariuccia, una simple mujer. El cuerpo sin vida de la dama es hallado en una calle cercana a la basílica de la Santa Cruz y este presentaba heridas en el cuello producto de, aparentemente, un bisturí o una navaja de barbero.

 Siguiendo estas pistas la policía apunta e investiga a todos los barberos, hasta que dan en el blanco cuando localizan a Antonio di Vittorio Giani, que casualmente era cliente de Mariuccia y que luego de interrogarlo termina confesando que él era el culpable del asesinato. Según la historia, Antonio estaba enamorado de Mariuccia y por celos o por amor no correspondido apuñalo a la mujer.

La pena de muerte para el asesino se decretó para el día lunes, y todos los barberos fueron a presenciar la misma dejando sus locales por primera vez cerrados, posteriormente, en homenaje a Mariuccia, decidieron no abrir ningún lunes de la semana, quedando esto como una tradición que se esparció por todo el mundo.

Este relato es difícil de relacionar con el verdadero motivo del cierre de las peluquerías los lunes, parece ser más una leyenda que una historia completamente real. Sin embargo, retrocediendo en el tiempo, existe otro hecho en la historia que se acerca más a la realidad.

Antiguamente las mujeres de clase alta se reunían los domingos y vestían de manera formal y elegante, por ello llevaban todo el día acomodando su cabello para poder lucir un gran peinado correspondiente a la época. Las arduas horas de trabajo dejaban extenuado al peluquero, que a modo de descanso no trabajaba los lunes, algo que se repetía semana tras semana.

Esta última explicación no está lejos de la realidad, hoy en día también sucede que la gente concurre a la peluquería mayormente el fin de semana siendo el sábado uno de los días que más se trabaja, por lo que los peluqueros/as ven con buenos ojos dejarse el día libre el lunes.

Gabriela tiene una peluquería bautizada Spazio en La Plata, al ser consultada por la no apertura de su local este día explicó que además de significar un día de descanso, también se dejan los lunes para realizar trámites, ir al médico u otras cosas personales, que en otro momento de la semana no pueden hacer.

 Por otro lado, el motivo real también se vincula al abastecimiento de productos, ante esto Gabriela explicó: “Las cosas de la semana se compran los lunes, sobre todo los que hacen color y ese tipo de cosas. A veces se viaja a Buenos Aires para conseguirlos y  eso te lleva tiempo”. Finalmente, hay además  un factor importante en todo esto: “Los lunes por lo general se hacen cursos de peluquería y si querés seguir aprendiendo y actualizarte tenes que hacerlos”.

Las razones aquí contadas explican algo que muy poca gente sabe pero que siempre se lo preguntó, habrá quienes se aferrarán al sentido común y se quedarán con lo contado por Gabriela, y otros tomarán la versión más “ficticia” del caso, lo cierto es que cuando quieras conversarlo con tu peluquero/a no lo intentes hacer un lunes, porque la peluquería…va a estar cerrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *