Por: Tato Bolano


A mediados de los años 70 fue cuando en la Ciudad de La Plata comenzó a promoverse el por entonces “footing”, “ Joggings” y actualmente señalado “ Running” como disciplina deportiva aeróbica subsiguientemente al aporte realizado por el Doctor y Coronel de la fuerzas Armadas de los Estados Unidos Kenneth Cooper, quien a través de su investigación y posterior publicación del libro “Aerobic” (1968) y ampliado dos años más tarde con la reedición de “ The New Aerobics” evaluó un método para mejorar el sistema cardiovascular.


Si bien existen registros dispersos de corredores que salían a trotar a locaciones como la pista del Centro de Educación Física Nº 2 ( Hoy dentro del predio Estadio Único Diego Armando Maradona) o en la pista del Campo de Deportes de Universidad Nacional de La Plata ( bosque) , el movimiento de corredores fue tomando más relevancia a medida de que los beneficios en la salud y en el estado corporal fueron reflejando su huella positiva.

.. fue desde entonces que se amplió el ámbito geográfico para correr en grupos de varios integrantes.


Retomando la noción de “Aeróbico” No debería dejar de parecernos conocido el apellido “Cooper” ya que fue el mentor del recordado Test de resistencia por el que debimos pasar en las clases de educación física, tanto en la escuela primaria o secundaria, que consistió en correr 12 minutos a velocidad constante el cual arrojaba como resultado una valoración en cuanto a la resistencia aeróbica y capacidad cardiovascular del alumno expuesto a esa acción.


A nivel de deporte de alto rendimiento, Cooper asumió como preparador físico del seleccionado de fútbol brasileño el cual se consagró campeón mundial en México 1970 con Edson Arantes do Nascimento (Pelé) como su mayor protagonista y exponente del resultado de un entrenamiento y condición deportiva que comenzaría a revolucionar a la mayoría de las disciplinas.

En cuanto al amateurismo comenzar a correr es sin lugar a dudas un desafío personal que requiere en primer término de convencimiento, actitud y periodicidad para hallarse inmerso y protagonista en la actividad. El Running propone como corolario al esfuerzo, la prevención y mejores condiciones en la salud, impacta positivamente en el sistema respiratorio, cardiovascular, ayuda a obtener Vitamina D , contribuye a regular el peso, estimula la producción de endorfinas y serotoninas, pero tal vez lo más importante, es que permite establecer relaciones sociales y de camaradería con quienes compartas la actividad.


Si la práctica es en solitario, el avance a una mejor performance estará condicionada a la rigurosidad o compromiso particular.

Muy por el contrario los grupos gestionados por profesores o guías son los más apropiados, debido a que estos cuentan con la planificación de rutinas, entrenamientos específicos y por otro lado, están constituidos por distintos subgrupos diferenciados según el rendimiento, edad, o capacidad que proporcionan una instrucción compartida y más llevadera en términos de uniformidad.


La actividad se puede realizar de manera recreativa (momento de esparcimiento con metas progresivas que aspiren a un nuevo nivel de esfuerzo) o bien competitiva (para llevar a cabo competencias). En cualquiera de las dos variantes “el entrenamiento” tiene por objeto principal estar preparado en condiciones físicas y psicológicas para asumir nuevos retos de exigencia.
Correr suma además de una mejor condición en la salud, la posibilidad de establecer vínculos sociales, camaradería, solidaridad, apoyo colectivo, protagonismo y confianza con vos mismo!
Si todavía no estás convencido de salir a correr recordá:

“El primer paso no te lleva a donde quieres ir, pero te saca de donde estás”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *